Granada permite recordar las historias de antaño y fabular con todas las que aún están por llegar

De su pasado milenario al acelerador de partículas

“El origen de la ciudad de Granada parece misterioso. Muchos de sus rincones están envueltos en leyendas y fábulas que la han convertido en una ciudad mágica. Se han elaborado las teorías más increíbles, desde remontar su creación al bíblico Noé, pasando por Hércules, hasta distintas civilizaciones mediterráneas de la antigüedad”.

Granada, en el siglo XXI, mira hacia atrás, en su calidad de ciudad milenaria y monumental en la que todas las grandes civilizaciones de la historia han dejado su impronta.

Tierra de creadores, Granada es una ciudad que tiene los dos pilares básicos de su economía en el Turismo y en la Cultura. Declarada Ciudad Literaria por la UNESCO y una de las capitales mundiales de la Poesía, aspira a ser elegida como Capital Europea de la Cultura para el 2031.

Pero Granada es una ciudad que mira al futuro. Un futuro que tiene en el Parque Tecnológico de la Salud y en la Universidad el mascarón de proa de un futuro vinculado a la ciencia y a la biomedicina.

Un futuro que pasa, también por la consecución del Acelerador de Partículas IFMIF-Dones que, entre otras cosas, nos permite soñar con los viajes en el tiempo. Un futuro para una ciudad que ha sido declarada, también, Ciudad de la Ciencia y cuyo Parque de las Ciencias es el museo más visitado de toda Andalucía, referente nacional e internacional por su buen hacer.

Del pasado más remoto al futuro más inimaginable, Granada permite recordar las historias de antaño y fabular con todas las que aún están por llegar. Una ciudad a la que ha venido todo el mundo que en el mundo es y que ha servido de inspiración a literatos, músicos y artistas de todas las épocas, disciplinas, estilos e intereses.

A fin de cuentas: ¿a quién no le gustaría viajar en la máquina del tiempo? Este proyecto juega con esa ilusión, con esa improbable posibilidad pero, al fin y al cabo, posibilidad.